Unas vacaciones excepcionales son una necesidad

no un lujo